Practica freelance: quién puede hacerlo, requisitos y métodos

Allí persona de libre dedicación es ejercido por una figura profesional llamada Lanza libre, o un trabajador que pone sus servicios a disposición de terceros bajo compensación económica a través de un servicio intelectual. La etimología específica se origina en el término ‘professare’, estrechamente relacionado con los estatutos y regulaciones normativas. ¿Quién puede ejercer la profesión y cuáles son los requisitos y procedimientos esenciales? Veamos todo en esta nueva guía.

Características específicas para el ejercicio de la profesión

Los autónomos que ejercen la profesión están sujetos a la cumplimiento de algunos requisitos y obligaciones normativos fundamentales. A nivel jurídico, la normativa varía según el Estado de pertenencia de las distintas categorías profesionales, sobre todo si hablamos de figuras profesionales como abogados y médicos. En varios países es posible inscribirse en el registro profesional referencia de la profesión desarrollada, de forma obligatoria u opcional según la legislación gubernamental.

Cuando no sea necesario registrarse en el Registro, puede registrar su nombre en uno de los Asociación. Cada autónomo pone sus habilidades a disposición de terceros, en este caso sin estar sometido a un empleador superior. En la mayoría de los casos, un autónomo debe enviar algunos requisitos necesarios como el titulación de educación superior.

También es importante diferenciar al autónomo, en la mayoría de los casos un trabajador autónomo con número de IVA, de las figuras profesionales inscritas en un registro de referencia. Estas últimas categorías profesionales también pueden estar sujetas a formas de trabajo subordinado como en el caso de médicos, arquitectos, periodistas, veterinarios, abogados. En el caso de las figuras profesionales dependientes, no podemos hablar de profesionales autónomos.

Entrando en un contexto técnico-legal a nivel internacional, es importante dividir las cifras de empleados ‘autónomos’ y ‘profesionales’, uno en el autoempleo, el otro en el sector empresarial.

La regulación italiana

En el territorio italiano el ejercicio de las profesiones liberales en la mayoría de los casos, no está sujeto a un registro obligatorio en un registro de referencia profesional. Hoy en día, las cifras profesionales requeridas para registrarse representan un pequeño porcentaje dentro del mundo laboral. Profesiones como la doctor y abogado caer dentro del inscripción obligatoria en los Registros en todos los estados miembros de la Unión Europea, incluido el territorio italiano.

Además, el autónomo no está sujeto a la normativa vinculada al estado concursal. Por tanto, para ejercer como autónomo es necesario:

  • registrarse en el registro profesional pertinente o en las asociaciones comerciales (cuando sea obligatorio)
  • presentar la apertura del número de IVA en la Agencia Tributaria (en su provincia o zona de residencia)
  • emisión de facturas contra una tarifa acordada por servicios profesionales (que contiene la retención de impuestos pagada a las autoridades fiscales por el propio cliente)
  • emisión de recibos de impuestos en caso de ventas comerciales (por ejemplo, para farmacéuticos)
  • registro en una institución de pensiones
  • registro en una institución de accidentes y enfermedades
  • alta en la gestión separada del INPS
Ce contenu a été publié dans Uncategorized. Vous pouvez le mettre en favoris avec ce permalien.

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *