Italia es uno de los países que menos gasta

Italianos, pueblo de viajeros, pero (quizás) no de enfermos. De hecho, en Italia se gasta poco en la compra de medicamentos de venta libre: decir que estos son los datos registrados en 2016. Gracias a un estudio de Cergas Bocconi, se desprende que el año pasado, sobre medicamentos que no requieren prescripción médica, de media 31 euros frente a los 50 que representan la media continental. No estamos mejor, no reaccionamos mejor a la gripe, pero hay una fuerte tendencia a automedicarnos.

Lo que dice el estudio Bocconi

La idea era comprobar los efectos económicos de cambiar el estado regulatorio de los medicamentos sin receta. Para hacerlo partieron de 17 países europeos diferentes: para dominar el ranking encontramos a Suiza que tiene un gasto medio de 109 euros. La más baja de todas es Grecia con 21 euros. Volviendo al análisis de los datos italianos, podemos añadir que se ha propuesto una hipótesis de beneficios macroeconómicos: parece que, de hecho, ampliar la oferta terapéutica disponible en el campo de laautomedicación (siempre teniendo en cuenta los estándares europeos) permite una reducción neta de 844 millones de euros anuales en las arcas del Servicio Nacional de Salud.

Entonces, si se hace de manera responsable, la automedicación es el camino a seguir, según los investigadores. De hecho, esta forma de curación permite activar un mecanismo que libera recursos en beneficio de terapias que, en cambio, están destinadas a otras patologías.

Automedicación: datos sobre jóvenes italianos

Pero eso no es todo: de hecho, las investigaciones han señalado que son principalmente las mujeres las que se curan a sí mismas, encontrando un remedio fácil para los problemas de salud menores. Siguiendo esta actitud están los jóvenes: aproximadamente el 60% de los jóvenes se sienten inclinados a tratarse a sí mismos de forma independiente, sin embargo, acudir a la farmacia al menos una vez al mes para reponer las existencias de analgésicos (comprados al 73%) y antigripales (59%).

De hecho, siempre es reconfortante para los italianos poder ir a la farmacia y hablar con un farmacéutico, una figura profesional que aconseja y tranquiliza a los más jóvenes. De hecho, después de una consulta rápida, están dispuestos a comprar un medicamento de venta libre. En total, el 67% de los clientes que quieren comprar medicamentos sin receta acuden a un farmacéutico. El 47%, en cambio, ya tiene las ideas claras sobre qué tipo de medicamento comprar y por eso se limitan a preguntar y comprar un producto específico. Este comportamiento confirmaría, por tanto, la necesidad de adoptar medidas adecuadas para responder mejor a la difusión cada vez mayor de conocimientos sobre la materia y el sector.

¡Haga clic para calificar este artículo!

Ce contenu a été publié dans Uncategorized. Vous pouvez le mettre en favoris avec ce permalien.

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *