Nuevos fármacos contra la depresión

Durante varios años el ketamina ha terminado en el centro de diversas investigaciones que quisieran verlo utilizado en el tratamiento de depresión; según ha surgido, su peculiaridad es la de poder cambiar la forma de controlar la enfermedad llegando incluso a revolucionar el campo de la psiquiatría, según explican los expertos.

Hasta hace poco, el mercado de las drogas utilizadas para combatir la depresión ha estado dominado por Prozac, el más prescrito de todos, tanto que a finales de los noventa alcanzó un volumen de ventas de 3 mil millones de dólares. En los últimos años gracias a la investigación ha surgido que el tema es muy complejo y se pueden encontrar mejores soluciones que el Prozac, al menos para tratar los casos más graves.

Desde el pasado mes de agosto, la multinacional estadounidense Johnson & Johnson inició una serie de pruebas clínicas sobre un fármaco basado en esketamina, que es un derivado de la ketamina (formada por dos moléculas espejo). Este último de hecho tiene un efecto antidepresivo muy rápido aunque todavía no sepamos con claridad cuáles son los mecanismos que lo hacen tan efectivo. A las pocas horas, su efecto comienza y puede durar hasta varias semanas después de la administración; No es casualidad que en Estados Unidos se utilice para tratar estados depresivos graves que también incluyen impulsos suicidas. Lamentablemente, sin embargo, la industria farmacéutica no ha mostrado gran interés en realizar investigaciones y ensayos clínicos sobre el desarrollo de este tipo de tratamientos, pero a pesar de ello algunas empresas han querido invertir en ketamina, con la esperanza de poder obtener soluciones útiles para mejorar las condiciones de los pacientes.

Hay que decir que la esketamina (formada por una sola molécula), aunque no está protegida por una patente, también es capaz de garantizar algunas oportunidades comerciales más. Es cierto que los resultados que puede garantizar son los mismos, pero al mismo tiempo tienen menos efectos secundarios, entre ellos alucinaciones, fatiga y disociación.

Johnson & Johnson está trabajando actualmente para asegurar la administración de esketmmine como aerosol nasal, con el fin de facilitar su uso evitando inyecciones. Por ahora, las pruebas realizadas han resultado muy prometedoras, tanto como para empujar a la empresa a seguir su propio camino sin miedos particulares. Lo que queda por descubrir es el efecto final del fármaco y los efectos secundarios relacionados: a pesar de ello, es cierto que los estudios realizados hasta el momento han permitido encontrar importantes avances en la investigación contra la depresión.

¡Haga clic para calificar este artículo!

Ce contenu a été publié dans Uncategorized. Vous pouvez le mettre en favoris avec ce permalien.

1 réponse à Nuevos fármacos contra la depresión

Laisser un commentaire

Votre adresse e-mail ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *